top of page
Buscar
  • Foto del escritorNOTICIAS

Desmitificación de Ideas Erróneas sobre las Tuberías de HDPE



Las tuberías de polietileno de alta densidad (HDPE) han ganado popularidad en diversas aplicaciones debido a sus numerosas ventajas. Sin embargo, como con cualquier tecnología ampliamente adoptada, existen ciertos mitos y conceptos erróneos que pueden llevar a malentendidos y decisiones mal informadas. En este blog, vamos a desmitificar algunas de las ideas más comunes y erróneas sobre las tuberías de HDPE.


Mito 1: Las tuberías de HDPE no son suficientemente duraderas


Realidad:  Las tuberías de PEAD son altamente duraderas debido a su resistencia excepcional a la corrosión y a los productos químicos. Están diseñadas para tener una vida útil de más de 50 años bajo condiciones normales de operación. Por ejemplo, las tuberías de PEAD utilizadas en sistemas de agua potable y alcantarillado están formuladas para resistir la degradación química y biológica, lo que asegura una larga vida útil sin pérdida significativa de propiedades físicas (Plastics Pipe Institute, n.d.).


Mito 2: Las tuberías de HDPE son difíciles de instalar


Realidad: La instalación de tuberías de PEAD es eficiente y relativamente sencilla. El PEAD es un material liviano y flexible que permite instalaciones rápidas y menos propensas a daños por impacto durante el manejo y la instalación. Los métodos de unión como la fusión a tope y la electrofusión ofrecen conexiones robustas y herméticas, minimizando la necesidad de mantenimiento posterior y asegurando la integridad del sistema a lo largo del tiempo (PPI, 2018).


Mito 3: El HDPE no es adecuado para el transporte de agua potable


Realidad: Las tuberías de PEAD son seguras y adecuadas para el transporte de agua potable. Cumplen con las normativas internacionales de calidad del agua potable, como las establecidas por la Organización Mundial de la Salud y la American Water Works Association. El PEAD es un material inerte químicamente, lo que significa que no afecta la calidad del agua que transporta y no transmite sustancias al agua potable, asegurando su pureza durante todo el ciclo de vida de la tubería (AWWA, 2013).


Mito 4: Las tuberías de HDPE no pueden soportar altas presiones


Realidad: Las tuberías de PEAD están disponibles en una amplia gama de clasificaciones de presión para adaptarse a diversas aplicaciones. Desde sistemas de agua potable hasta aplicaciones industriales, el PEAD puede manejar presiones de operación significativas sin comprometer su integridad estructural. Las tuberías de PEAD de alta densidad (HDPE) están diseñadas para resistir presiones que van desde unas pocas psi hasta más de 1000 psi, dependiendo de la clasificación específica del producto (ASTM International, 2019).


Mito 5: El HDPE no es ecológico


Realidad:  El PEAD es un material altamente sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Es completamente reciclable y su proceso de fabricación consume menos energía en comparación con otros materiales de tuberías como el PVC o el hierro fundido. Además, su larga vida útil y resistencia a la corrosión y las fugas contribuyen a la reducción de desperdicios plásticos y a la conservación de recursos naturales durante todo su ciclo de vida (Franklin Associates, 2011).


Mito 6: Las tuberías de HDPE no son adecuadas para aplicaciones industriales


Realidad: Las tuberías de PEAD son ampliamente utilizadas en aplicaciones industriales debido a su resistencia química, mecánica y térmica. Son ideales para el transporte seguro y eficiente de una amplia gama de productos químicos y fluidos industriales. Las tuberías de PEAD pueden soportar condiciones extremas de temperatura y presión, lo que las hace adecuadas para entornos industriales exigentes como la minería, el procesamiento químico y la generación de energía (Society of Plastics Engineers, 2020).


Mito 7: El HDPE es demasiado caro


Realidad:Aunque el costo inicial de las tuberías de HDPE puede ser mayor en comparación con algunos materiales, los costos a largo plazo suelen ser significativamente menores. La durabilidad, la reducción de las fugas, el menor mantenimiento y la longevidad de las tuberías de HDPE resultan en ahorros sustanciales durante su vida útil.


Conclusión


Las tuberías de HDPE ofrecen una solución duradera, flexible y eficiente para una amplia gama de aplicaciones. Al desmitificar estos conceptos erróneos, podemos apreciar mejor las ventajas y capacidades de este material, permitiendo tomar decisiones más informadas y aprovechar al máximo los beneficios que ofrece el HDPE. Si tienes alguna pregunta o necesitas más información sobre las tuberías de HDPE, no dudes en contactarnos o dejar un comentario abajo. ¡Estamos aquí para ayudarte!



Referecnias:

Plastics Pipe Institute. (n.d.). Polyethylene pipe for water distribution and transmission applications. Retrieved from https://plasticpipe.org

Moser, A. P., & Folkman, S. L. (2001). Buried pipe design. McGraw-Hill.

PPI (Plastics Pipe Institute). (2018). Handbook of polyethylene pipe (2nd ed.). Retrieved from https://plasticpipe.org

McCabe, W. J. (1996). Installation of polyethylene pipe systems. Water Engineering & Management, 143(10), 12-15.

World Health Organization. (2011). Guidelines for drinking-water quality (4th ed.). Geneva: WHO Press.

American Water Works Association. (2013). AWWA C901-13: Polyethylene (PE) pressure pipe and tubing, 1/2 in. (13 mm) through 3 in. (76 mm), for water service. Denver, CO: AWWA.

ASTM International. (2019). ASTM F714-19: Standard specification for polyethylene (PE) plastic pipe (DR-PR) based on outside diameter. West Conshohocken, PA: ASTM International.

Plastics Pipe Institute. (n.d.). Performance pipe - A division of Chevron Phillips Chemical Company LP. Retrieved from https://plasticpipe.org

Franklin Associates. (2011). Life cycle inventory of 100% postconsumer HDPE and PET recycled resin from postconsumer containers and packaging. Prairie Village, KS: Franklin Associates.

European Plastic Converters (EuPC). (2019). The circular economy for plastics - A European overview. Brussels, Belgium: EuPC.

Society of Plastics Engineers. (2020). Plastics in industrial applications. Plastics Engineering, 76(4), 22-28.

Hsuan, Y. G., & Koerner, R. M. (1995). Durability and aging of geosynthetics. Amsterdam: Elsevier.

Economic & Planning Systems, Inc. (2014). Cost-benefit analysis of HDPE piping systems. EPS Report No. 141059.

Life Cycle Engineering. (2016). Total cost of ownership (TCO) analysis of polyethylene pipe systems. Charleston, SC: Life Cycle Engineering.

Comments


bottom of page